Paola Delbosco, Filósofa

“Estamos aprendiendo a que convivan distintas cosmovisiones, religiones, costumbres, etc. La tolerancia es obligatoria para todo aquel que quiera ser humano. Uno “tolera” en el sentido etimológico de la palabra que es soportar, por un bien mayor: la dignidad del otro y el respeto que me merece. Creo que no es posible hablar de tolerancia si no es sobre una base firme de mutuo respeto. Ese respeto casi podría coincidir con la condición humana. Somos humanos en la medida que somos capaces de respetar a los demás, y diría que somos más humanos en cuanto sabemos respetar a la gente que es muy distinta e inclusive a aquellos que nos hacen daño.

La grandeza de una persona se podría medir en su capacidad de seguir respetando aún a aquellos que están siendo injustos con él. A lo mejor podríamos decir que la justicia legal entra en juego cuando falla lo otro. Es como una hermana menor, muy menor. La justicia legal, entra en juego cuando fallaron las otras instancias de juego, así que hacer una cultura de la tolerancia y de la solidaridad me parece que es un buen camino, porque la cultura del reclamo de los derechos y las garantías ha resultado un camino corto, ha resultado demasiado estrecho, no suficiente por todas las variedades y diversidades que hay en la vida humana.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *