Josefina Semillán, Filósofa

“La solidaridad también la planteo como un “desde”, no es el enternecimiento del corazón que se ablanda, con una inundación, una catástrofe, una guerra y colabora. Es esa percepción antropológica en el que el dar no es la consecuencia de la emoción, sino de saber que todos tienen derecho a ser y a tener lo mínimo indispensable para ser persona humana, llámese vestido, comida, lectura, vivienda.

La idea de uno mismo no existe sin la alteridad, sin la terceridad. Uno no sabe quién es sino merced a lo que ocurre con uno en relación con los otros. Este tema de ser acogedor y tener una cultura de la paz, es hacer sentir no que el amor calma porque baja los decibeles, sino que el amor cuando es verdaderamente tal, que no es monono ni dulzón, sino que es fuerte, le da lugar a cada uno siendo como es”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *