Editorial en el programa “De Voces y Ecos” de Ricardo Torres Brizuela y Enrique Bianco

“Como primera aproximación, la idea que parece más elemental, más básica e intrínseca del hombre es que la libertad de expresión, sin censura, sin condicionamientos ideológicos, políticos, religiosos, etc. es una parte constitutiva y esencial de la democracia. Esto tiene que ver con algo que resulta inherente al hombre en su esencia, cual es la posibilidad de pensar, y si piensa evidentemente tiene la necesidad de expresar, de manifestar y de comunicar su pensamiento. No hay sistema en el mundo que prohíba pensar, el hombre está llamado a ser libre en su pensamiento y en su manifestación. De allí que necesariamente, la libertad de pensamiento lleve a la libertad de expresión.

Pero también nuestra preocupación pasa porque en esa libertad de expresión que se traduce en la libertad de prensa, esté al servicio integral del hombre, mostrando la verdad, la belleza, la bondad, sin dejar de trasmitir lo que ocurre en el mundo. En este sentido los MCS adquieren esta ambigüedad propia de los instrumentos creados por los hombres, pueden transmitir cosas valiosas o disvaliosas. El desafío que tenemos todos los que queremos comunicar algo, es siempre difundir lo valioso que tiene el ser humano, la creación, la vida, la verdad, la belleza, etc. Lo difícil nos parece es entender no tanto qué es lo que se trasmite sino a qué clase de hombre se trasmite.

Si yo comunicador creo que detrás de la pantalla o del receptor está un simple consumidor, trataré de acrecentar este “apetito” de tener más y reofreceré un sinfín de opciones para ello. Si yo creo que hay un hombre que se regodea de los males del mundo, que se alimenta de las crisis, y nada más que crisis, pues bien, les daré un cocktail explosivo y sórdido de las distintas bajezas humanas. Pero si en cambio, pienso que estoy frente a un hombre integral que tiene un cuerpo pero que también tiene un espíritu que tiene una dimensión relacional que necesita encontrarse con otros hombres y fundar una comunidad que se rija por la justicia por la libertad y por el amor y la solidaridad, trataré de mostrarles formatos creibles que evidencien que a pesar de todo la vida es algo para construir y que es digna de vivirse.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *