Carlos Alvarez Teijeiro, Dr. en Ética de la Comunicación

“Si queremos conocer la realidad, si queremos conocer verdaderamente quienes somos, tenemos que ser capaces de esa idea de “domesticar”, en el sentido de crear lazos. La etimología de la palabra domus, es convertir el mundo en un lugar mucho más hogareño, convertir esta ética imperante que parece ser una ética de la hostilidad, de ver al otro como un permanente desafío, ver al otro como un límite. Nunca me ha gustado esa idea de que los derechos de uno terminan donde empiezan los derechos de los demás. Yo creo que la libertad de uno está destinada a los demás. No hay un reto más profundo, más desafiante, que reflexionar en el modo, que de acuerdo con nuestras responsabilidades, nos hacemos cargo para hacer de este mundo algo mucho más hogareño, mucho más acogedor”.

“Falta hoy cuando más necesario es aclarar que uno no es una visión reprimida de sí mismo, uno no es un consumidor, uno no es un mero usuario de productos, no es un mero votante, sino que la persona es mucho más que todo eso, es mucho más que la suma de todos esos elementos. Y los medios no reflejan la riqueza de lo que es la persona humana, ni se dirigen a la totalidad de la persona humana, sino a alguna de sus partes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *